Trujillo dí?

Just another WordPress.com weblog

Moquegua y la educación

Correo Perú 27 06 2008

León Trahtemberg

 

El ABC de la educación para la disciplina de hijos y alumnos incluye principios como los siguientes: 1) Deben conocer las consecuencias esperadas para sus actos y atenerse a ellas si infringen las normas establecidas. 2) No deben ser amenazados con sanciones si éstas no se van a cumplir. 3) Debe haber consistencia entre lo que dicen y hacen las autoridades. 4) Es preferible prevenir las transgresiones y averiguar las razones de las conductas rebeldes para desactivarlas, evitando conflictos innecesarios. 5) El tener un fin legítimo no justifica usar cualquier medio vedado o ilegal para alcanzarlo.

Es curioso que en el Perú no se aplique nada de esto a quienes toman las carreteras,  obstaculizan el libre tránsito y se enfrentan agresivamente a la Policía. No extraña por tanto la reiteración de estos casos y la impotencia del Estado para velar por el orden público y el respeto a la autoridad.

Según la Defensoría del Pueblo, los moqueguanos venían reclamando por el canon desde hace varios meses y se enfrentaban al silencio pasivo agresivo del gobierno central (su agresión se expresaba en su silencio mecedor). Frente a eso, los moqueguanos pasaron del resentimiento pasivo a la acción agresiva tomando carreteras. El gobierno les dice “tenían razón, les concedemos lo solicitado, pero por atreverse a protestar encarcelaremos a los líderes de la protesta”. De paso, el gobierno destituye al general Jordán, acusado de cobardía por rendirse ante  los moqueguanos. Sin embargo, aplaude al premier Jorge del Castillo, que se rinde igualmente ante los mismos moqueguanos, negociando y aceptando sus reivindicaciones bajo la presión de las carreteras tomadas.

El ministro Luis Alva Castro, responsable de un sector lleno de licitaciones y operativos policiales deficientes, es aplaudido por el Presidente, mientras que el ex ministro Fernando Rospigliosi es acusado por congresistas del APRA de corrupción por buscar mayor transparencia en la licitación para adquirir uniformes policiales con apoyo de Proética, sin costo para el Estado (año 2002).

Cuando los niños aprenden de los adultos –cuyo discurso exige honestidad y respeto a la legalidad– que la honestidad se sanciona y que la única manera de lograr los objetivos legítimos es incumplir la ley, sin que pase nada con los transgresores, se transmite el perturbador mensaje: lo correcto es incorrecto y lo incorrecto es correcto.

¿Cómo educamos en valores y civismo a los niños y jóvenes para respetar la legalidad y apreciar la democracia, desde mensajes tan caóticos?.

 

 

 

 

 

Anuncios

No comments yet»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: